Íconos del mundo de habla hispánica

  • Pablo Cristoffanini
  • Rita Cancino

Resumen

Es bien sabido que la palabra ícono proviene del griego y significa imagen. Pero no cualquier imagen sino aquellas que generan devoción. En la tradición cristiana el prototipo de ícono es Jesús. Las imágenes que lo han representado nos permiten intuir inmediatamente algunas de las características centrales del ícono. Ya en los decenios posteriores a su crucifixión se habían difundido variadas y ricas leyendas sobre su vida, algunas de ellas recogidas en los evangelios canónicos otras en los apócrifos. Traspasando rápidamente su contexto original de profeta judío Jesús ha sido visto con las características de un emperador romano (hijo biológico de Dios) un rey medieval, un revolucionario social, un yogui, un maestro del tantra, etc. El contexto histórico y geográfico original no puede explicar las ricas y variadas significaciones que la imagen de Jesús ha tenido y seguirá teniendo probablemente. A partir de estas consideraciones, podemos definir una imagen icónica es aquella que ha alcanzado grados excepcional de difusión y reconocibilidad y ha transportado una rica y variada serie de asociaciones para un largo número de personas a través del tiempo y las culturas, de forma que en mayor o menor grado ha trasgredido los parámetros de su creación original, función, contexto y significación (Kemp, 2012: 3)
Publicado
02-03-2015
Sección
Articulos